lunes, 17 de agosto de 2015

El dilema de Deoleo

Mucho he escrito ya sobre Deoleo, pero esta compañía sigue proporcionando motivos para el debate y análisis.

Tras la convulsión que supuso la venta de los principales accionistas (Bankia y otras cajas) al fondo de inversión CVC, en un proceso largo y no suficientemente explicado por la empresa aceitera, la situación desde el punto de vista accionarial es estable. Y más cuando CVC lanzó una OPA por la que llegó a hacerse con otra parte del capital. Tras el accionista mayoritario se encuentran Kutxa y Caixabank, cuya permanencia en el valor parece asegurada, tras las presiones del Gobierno para que se conservara cierta influencia por parte de empresas españolas en esta empresa denominada “estratégica” por representar un sector muy patrio, el del aceite de oliva.

Además, y precisamente por estos deseos de control por parte del Gobierno, la SEPI podría entrar en el valor en cualquier momento. Siendo el gobierno italiano otro de los interesados en tomar parte en Deoleo, ya que posee varias de las más conocidas marcas de aceite italiano.

CVC pronto empezó a delimitar su estrategia con la llegada de un nuevo consejero delegado, Manuel Arroyo, un ex-Coca Cola, y por tanto buen conocedor de sector consumo. Un perfil idóneo en teoría para cambiar el rumbo de la empresa. De hecho Deoleo reconoce estar inmersa en una serie de gastos extraordinarios como parte de los estudios que la compañía está haciendo del mercado y de posibles nuevas estrategias de ventas y ahorro de costes.

Arroyo y su equipo no tienen mucho tiempo y deberían presentar sus planes antes de final de año. La deuda de la compañía es muy alta en función de su ebitda (alrededor de x7) y urge comenzar a reducirla, un proceso que se vio interrumpido con el cambio accionarial y no se ha conseguido revertir todavía. Muchos piensan que esta reducción necesitará apalancarse en una ampliación de capital, pero el problema es que ésta no podrá realizarse hasta que Deoleo de muestras de crecimiento que la hagan apetitiva para los inversores.

Todo esto se conjuga con una excepcionalmente mala cosecha de 2014, que como la empresa reconoce en los resultados del primer semestre, ha provocado una subida de precios fuera de lo habitual. Precios que no se han podido trasladar en su totalidad al cliente final.

Deoleo tiene una presencia privilegiada en el sector con grandes marcas como Carbonell pero lucha en un mercado muy competitivo en países como España (uno de sus principales mercados), con mucha marca blanca, y con superficies que venden por debajo de costes, haciendo del aceite un factor de atracción de clientes. 

Los complicados resultados de la primera mitad de 2015 han llevado la acción a mínimos de septiembre de 2013. 

Buena parte de la estrategia de Deoleo pasa por crecer en países como Méjico, EEUU y Canadá, donde ya tiene una importante presencia, e introducirse con fuerza en mercados hasta ahora residuales como el latinoamericano y el asiático. Hay que recordar que la victoria este pasado finde semana de Carolina Martín, es relevante para la aceitera puesto que desde principios de año, la jugadora de bádminton española está patrocinada por Carbonell.

Otro caso de internacionalización como solución a los problemas domésticos, como hemos visto en un sinfín de casos en el mercado español en los últimos años.

Os dejo un enlace clave para entender la evolución de Deoleo, el precio en origen del aceite de oliva.